La Editora Cultural Tierra del Fuego sostiene el compromiso de promover, proteger y difundir las expresiones culturales que dan cuenta de una identidad regional basada en la diversidad.

En este sentido, se ocupa principalmente de publicar y reproducir obras musicales y gráficas de autores nacidos o radicados en la provincia. Constituyéndose de este modo en una herramienta fundamental para el estímulo de la industria cultural local y, en consecuencia, impulsando la socialización de prácticas y saberes colectivos.

Nacida en el 2008 con la promulgación de la Ley Provincial N° 768, la entidad reúne actualmente una colección de más de 60 títulos de diferentes disciplinas, entre las que se encuentran: historia, investigación, divulgación científica, poesía, novela, cuentos, relatos, teatro y artes visuales.

La Editora Cultural cuenta con un Comité Ejecutivo cuyos miembros ejercen sus funciones ad honorem, y con distintos Comités Asesores de Selección de Proyectos, que se desarrollan con la misma modalidad. Es una de las funciones del Comité Ejecutivo decidir el porcentaje del costo total de la producción con el que la Editora acompañará cada obra, conforme a la disponibilidad presupuestaria del Fondo Cultural.

A fin de realizar nuevas publicaciones, cada año se lleva a cabo una convocatoria abierta a toda la comunidad fueguina y los trabajos recibidos son evaluados por jurados asesores. Cuando las obras resultan recomendadas para su publicación por al menos dos de los tres jurados, se inicia el proceso de edición.

En un esfuerzo conjunto entre la Editora y los autores se cubre el costo total de la edición. Usualmente es la Editora Cultural quien aporta el porcentaje mayor del costo de impresión y diagramación (cuando se trata de un libro), siendo los autores, a su vez, quienes reciben el mayor número de ejemplares.

Los libros o CD que quedan en poder de la Editora son distribuidos gratuitamente en las diversas bibliotecas de la provincia, con el objetivo de acercar las obras de los escritores, artistas e investigadores locales a la comunidad, difundiendo e impulsando su producción y, a la vez, promoviendo la escucha y la lectura.